Mi lista de blogs

miércoles, 25 de abril de 2012

50 AÑOS DE LA HUELGA DE ASTURIAS

Dedico esta página a Máximo Pradera, gran profesional del periodismo y sobrino de Chicho Sánchez Ferlosio, que siempre que puede (o se lo permiten), intenta mantener viva la memoria de su tío en sus intervenciones en Radio Nacional de España.

50 AÑOS DE LA HUELGA DE ASTURIAS.-

Hoy, miércoles 25 de abril de 2012 se cumplen 50 años de la huelga pacifica que comenzó en Asturias un día como hoy de 1962, y que aunque con mucha menos fuerza, se pretendió difundir por toda España. Este acontecimiento dio lugar a la canción más famosa, después quizá de la dedicada a Julián Grimau del año siguiente, que compuso y cantó Chicho Sánchez Ferlosio. Son las llamadas “Coplas del tiempo” o “Hay una lumbre en Asturias”.



LA HUELGA DEL SILENCIO.-
 
(Texto publicado por Compartiendo en el blog “Decrecimiento en Asturias”).

El movimiento obrero, pese a la ausencia de organizaciones sindicales libres, pese a la sangría de sus elementos más combativos a que había sido sometido plantea movilizaciones de importancia ya en 1947. Movimientos reivindicativos de los trabajadores del metal en Madrid y del sector textil catalán. El 1 de mayo tiene lugar una huelga general en Bilbao con la participación de unos 50.000 trabajadores. En 1951 tiene lugar en Barcelona el boicot popular a los tranvías que duró varios días. En 1956 se produce una huelga general en Pamplona por el salario mínimo de 75 pesetas, extendiéndose a Euskadi y con repercusión en Barcelona y Valencia.
El de 1962 no será un años más en el lento discurrir de un régimen como el franquista, caracterizado tanto por su longevidad como por su inmovilismo. El más formidable movimiento huelguístico de los producidos bajo la dictadura franquista implica un cuestionamiento profundo de buena parte de las estructuras del Régimen.

En las huelgas de 1962 Asturias recobra la condición que no había ostentado desde las jornadas revolucionarias de octubre de 1934. Una paro que se prolonga dos meses donde más de 60.000 trabajadores asturianos (mineros, metalúrgicos, obreros de la construcción...) cuya motivación explícita es la solidaridad con los mineros asturianos, se convierten en referente obligado en el resto de España.

HAY UNA LUZ EN ASTURIAS.-

El día 25 de abril de 1962, en el grupo Nicolasa de Fabrica de Mieres, unos 25 picadores redujeron deliberadamente su ritmo de trabajo; el día 6 de abril siete de ellos quedaron suspendidos de empleo y sueldo. La solidaridad se convierte en el principal motor de la respuesta obrera, el conflicto se extiende por toda Asturias y otras 25 provincias españolas.

Javier del Río: Hay una luz en Asturias
(2002).
"Acuden al centro extractivo, se cambian en el cuarto de aseo, recogen su lámpara y, con normalidad aparente, se dirigen a su puesto de trabajo para, entre el mayor mutismo, proceder a abandonarlo sin realizar labor alguna y sin hacer comentarios o corrillos de ninguna clase”. El conflicto comenzó a denominarse ‘la huelga del silencio’.

“... Fue el 17 de mayo cuando íbamos a entrar en la fábrica a las ocho de la mañana en la parte de las porterías estaban llenas de maíz, ¡estaban llenas de maíz!, entonces ya desde el primer momento que se vio el maíz, claro, la gente se dio cuenta que lo que estaban pidiendo era un paro en solidaridad con los mineros y no entramos a trabajar, mirábamos unos pa otros porque allí nadie se atrevía a decir esta boca es mía...”

El discurso de la vida cotidiana nos dice que lo que funcionó fue el conjunto de relaciones sociales preexistentes en una comunidad relativamente reducida en la que el conocimiento directo de la gente marcaba las relaciones del día a día, incluso las mercantiles. En este contexto los parientes, los amigos y el resto de recursos de la red social.
 


Los mineros volvieron al trabajo entre el 4 y el 7 de junio, tras dos meses de huelga habían ingresado en prisión 356 trabajadores, se deportaron 126 mineros, se despidió a 198 trabajadores.


LAS COPLAS DEL TIEMPO.-

Por tanto, también cumplen ahora 50 años las “Coplas del tiempo” de Chicho Sánchez Ferlosio, y de otras canciones que ya veremos. Chicho se encontraba en esos momentos en el Sahara Occidental, por aquel entonces colonia española, cumpliendo con el servicio militar (obligatorio en aquella época). A propósito de este tema, es extraño ver que un hijo de un ex ministro de Franco lo destinen al Sahara para realizar el servicio militar, por lo que puede ser probable que fuera mandado allí a propósito por un padre que movió influencias para ello, por la mala relación que había entre padre e hijo. El mismo Chicho, con su típica ironía, nos dice al respecto: En 1962 me enrolaron en un importante grupo de gente armada, cuyos jefes me obligaron a cruzar el estrecho, me llevaron al Sáhara y me impusieron sus métodos y objetivos durante más de un año, hasta que por fin me licencié como mis compañeros con mi cartilla militar”.

Allí, en ese aislado desierto, fue donde nacieron estas “Coplas del tiempo”, como también él mismo nos cuenta en el libro de Claudín: Luego, cuando hice la mili, como me aburría mucho, también cantaba y componía; me salió la de La huelga de Asturias”. Chicho nació en Madrid el 8 de abril de 1940, por lo que acababa de cumplir 22 años (había pedido dos años de prórroga por estudios). Desde un año antes, en 1961, había ingresado en el Partido Comunista de España en la clandestinidad, como nos dice en el libro citado.

Esta canción, como ya hemos indicado otras veces, apareció grabada en Suecia dos años después de los acontecimientos, es decir, en 1964, en un disco de diez pulgadas (10" son unos 20 centímetros). El disco tenía tres canciones por cada cara, y ésta estaba en el corte A1. La grabación de estas canciones fue realizada por gente de la revista Clartè en Madrid (Sköld Peter Mathis (1937, 26 años) y Svengöran Dahl (1939, 24 años): “…hubo gente de la revista Clartè que estuvo aquí con una grabadora y difundieron algunas de las canciones en un disco”

Otras versiones dicen (o quizá hubo dos grabaciones), que fue llevada en cinta magnetofónica a Estocolmo por el militante del P.C.E. Alfonso Grosso). La canción lleva por título “Coplas del tiempo” (corte A1), aunque el mismo Chicho, antes de comenzar a cantarla, la presenta como “Coplas del tiempo 1ª parte: Los mineros en huelga”:


Hay una lumbre en Asturias,
que calienta España entera,
y es que allí se ha levantado,
toda la cuenca minera.

Ale, asturianos,
que están nuestros destinos
en vuestras manos.

Empezaron los mineros
y los obreros fabriles;
si siguen los campesinos,
seremos cientos de miles.

Bravos mineros,
siguen vuestro camino
los compañeros.

Con la moda que han sacado
de las huelgas en las minas,
todos los explotadores
se van a ver en la ruina.

Últimamente
se están viendo las cosas
más claramente.

Una cosa les deseo
a los dueños de las minas:
que el dinero que nos roban
se les vaya en medicinas.

Son divertidas,
tomadas poco a poco,
las sulfamidas.

Hay algunos sacerdotes
francamente progresistas;
apoyan las peticiones
de los mineros huelguistas.

Algunos curas
hoy están a las duras
y a las maduras.

Santa María,
haz que empiece la huelga
en Andalucía.

Oh, Virgen pura,
haz que cuaje la huelga
de Extremadura.

Santa patrona,
haz que siga la huelga
de Barcelona.

La policía,
si oyera estas canciones,
se enfadaría.


Otro tema de este mismo disco, que puede estar fechado por esta época y referirse a estos mismos acontecimientos es “A la huelga” (corte B3):

A la huelga, compañeros,
no vayáis a trabajar;
dejad quieta la herramienta,
que es la hora de luchar.

A la huelga diez, a la huelga cien,
a la huelga, madre, yo voy también.
A la huelga cien, a la huelga mil,
yo por ellos, madre, y ellos por mí.

Contra el gobierno del hambre,
nos vamos a levantar
todos los trabajadores,
codo a codo por el pan.

A la huelga diez, a la huelga cien,
a la huelga, madre, yo voy también.
A la huelga cien, a la huelga mil,
yo por ellos, madre, y ellos por mí.

Desde el pozo y la besana,
desde el torno y el telar,
irán los hombres del pueblo,
a la huelga general.

A la huelga diez, a la huelga cien,
a la huelga, madre, yo voy también.
A la huelga cien, a la huelga mil,
yo por ellos, madre, y ellos por mí.

Todos los pueblos del mundo,
la mano nos van a dar,
para devolver a España,
su perdida libertad.

A la huelga diez, a la huelga cien,
a la huelga, madre, yo voy también.
A la huelga cien, a la huelga mil,
yo por ellos, madre, y ellos por mí.


FUEGO EN LOS ALTOS HORNOS.-

Otra de las canciones de Chicho que puede tener relación con los acontecimientos de Asturias, puesto que menciona a los mineros asturianos, es la llamada “Fuego en los altos hornos” (quizás pudiera ser la anunciada segunda parte de las “Coplas del tiempo”). Aunque pertenece a la grabación de 1963 (o quizá otra que se realizaría en 1964), no aparece editada en disco hasta 1968 (cinco años después), en un disco italiano llamada “Canti della resistenza spagnola / Songs of the spanish resistance” (I dischi dello zodiaco, 1968), edición a cargo de Sergio Liberovici, y reeditado en 1971, y donde también se cantan canciones de su “Cancionero de Einaudi”. Chicho también nos dice en el libro mencionado: “Después, un psicólogo italiano, Sergio Liberovici, también músico, participó en extender las canciones” y el mismo Sergio Liberovici (Turín 1930-1991) dice en la contraportada del disco que Chicho es “la voz viva de la oposición al fascismo en España

Aparecen en este disco ocho canciones de Chicho (siete cantadas por él y correspondientes a la grabación original), de ellas cuatro aparecieron en el disco sueco de Clartè y cuatro no, siendo “Fuego en los altos hornos” una de ellas (corte B8). En el disco sueco de Chicho de 1974 (“Spanska motståndssånger”. Oktoberförlaget, 1974) es anunciada con el titulo “Eld och frihet” (Fuego y libertad), corte B4, auque hay una primera edición del disco que por error no fue grabada, pero qu llegó a aparecer en una segunda edición. 

Hay también una versión de este tema en el disco de 1976 “Volver no es volver atrás” de Pedro Faura (corte B4), poniendo en los títulos de créditos que es un tema anónimo. La versión de la letra que ofrece el libro sobre Chicho de la editorial Hiperión, difiere algo de la versión cantada, que es la siguiente:

Fuego en los altos hornos
que estás fundiendo el metal,
con mis manos te alimento
con ellas te he de apagar.

Son como el hierro candente,
los mineros asturianos;
que no me los toque nadie,
que se va a quemar las manos.

Fuego en los altos hornos,
que estás fundiendo el metal;
mira cómo crece el fuego
que arde como el capital.

Nadie puede apagar
el fuego de los mineros;
metalúrgicos uníos
a la huelga, compañeros.

Fuego en los altos hornos,
que estás fundiendo el metal;
los campesinos y obreros,
forjaron la libertad.

CANCIÓN DE MINEROS.-

Por último, vamos a comentar otra de las canciones de Chicho que tienen relación con los sucesos de Asturias. En el disco mencionado (“Spanska motståndssånger”, Oktoberförlaget, 1974), lleva el nombre de Gruvarbetarsång (Canción de mineros) y está en el corte B6 (aunque ya comentamos que el corte B4 no existe). No es el autor de la canción, pues se trata de una versión (de las muchas que se han hecho), de la conocida canción asturiana “Santa Bárbara bendita”. El disco contiene las grabaciones del disco de Clartè, pero añadiendo cuatro canciones más (aunque en la carpeta están anunciadas once canciones). En la portada nos dice: “Inspelade i Spanien 1963/64” (grabadas en España en 1963 y 1964), por lo que pudiera ser que hubo dos grabaciones, una en cada año. Esta es la versión que canta Chicho:

En el Pozo María Luisa
tralará lalá, tralalá,
salieron cuatro barrenos,
mira
mira Maruxina, mira
mira como vengo.
Murieron los barrenistas,
tralará lalá, tralalá,
ayudantes y rampleros,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Traigo la cabeza rota
tralará lalá, tralalá,
que me la rompió un costero,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Los zapatus tos rasus,
tralará lalá, tralalá,
de recorrer el rellenu,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Ya perdí hasta la boina,
tralará lalá, tralalá,
por buscar mis compañerus,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Santa Bárbara bendita,
tralará lalá, tralalá,
patrona de los minerus,
mira,
mira Maruxina, mira
mira como vengo.

El sol sale para todos,
tralará lalá, tralalá,
yo aquí dentro no lo veo,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Con el pico y con el marro,
tralará lará, tralará,
con el marro y el barreno,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Haremos un agujero,
tralará lará, tralará,
por ver las luces del cielo,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Dame tú la mano, Juan,
tralará lará, tralará;
toma tú mi mano, Pedro,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.

Dame tú la mano, Andrés,
tralará lará, tralará;
ay, cuantas manos tenemos,
mira,
mira Maruxina, mira,
mira como vengo.


BIBLIOGRAFÍA.-

Vega García, Rubén (coord.): “Las huelgas de 1962 en Asturias”. (Gijón: Trea, 2012).
Claudín, Víctor: “Canción de autor en España. Apuntes para su historia”. (Madrid: Jucar, 1982).
Sánchez Ferlosio, José Antonio: De Chicho Sánchez Ferlosio. Canciones, poemas y otros textos. Edición de Rosa Jiménez, Lisi F. Prada y Francisco Cumpián. (Madrid: Hiperión, 2008).
    
DISCOGRAFÍA.-

CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO: “Canciones de la resistencia española”, EP (Clartè CL-001, 1964). Editado en Suecia.
VV.AA.: Canti della resistenza spagnola / Songs of the spanish resistance, LP (Albatros-I dischi dello zodiaco VPA 8129, 1968); LP (Albatros, 1971). Editado en Italia.
CHICHO SÁNCHEZ FERLOSIO: “Spanska motståndssånger”, LP (Oktoberförlaget OSLP 506 A, 1974). Editado en Suecia.